La revista digital de la gente que hace cine
 
Artículos
Películas
Entrevistas
Festivales
Especiales CHC
Cortometrajes
Calendario de estrenos
Galerías de fotos
Libros
DVD
Discos BSO

Buscar
Tablón de anuncios
Directorios
Enlaces recomendados
Alianzas
Patrocine CHC
Quiénes somos

La Colección CHC
Capítulos descargables
En preparación
Erratas de los libros

 
   Entrevistas
234x60 green banner


José Salazar, actor y director
21/01/2005 - Pedro A. Loma

Con tan solo 26 años, este joven mexicano ha dirigido, producido y protagonizado "Paranoia". Este largometraje rodado en formato digital, habla de la incomunicación en las grandes ciudades.

¿Cómo se puso en marcha "Paranoia"?
Después de trabajar en la producción en diferentes áreas, desde la actuación, la dirección hasta la fotografía, decidí invertir lo que tenía en este proyecto.

El sueño no nace como "Paranoia", sino como un movimiento de cine que queremos llevar a donde pueda adaptarse. Un estilo de producción de bajo presupuesto, en principio, e historias que te sorprendan. Este movimiento lo llamamos "Chuen", palabra maya que significa que la vida es un juego, es magia.

Así vemos nosotros lo que hacemos: traemos otras realidades a este mundo y las ponemos a funcionar. Ya tenemos siete proyectos más, de los cuales algunos se realizarán en diferentes idiomas para llegar a otras culturas.

¿De qué se trata "Paranoia" y cómo desarrolló la historia?
Desde un principio se desarrolló como una historia orgánica que tomaría forma dependiendo de la evolución de cada personaje y cómo lo interpretara cada actor. La historia habla sobre el miedo a sentir, el miedo a relacionarse. Algo común en las grandes urbes.

Decidí que haríamos algo mas auténtico e interesante si a partir del guión nos permitíamos improvisar y dejar que los personajes fluyeran. Algunos actores no conocían la historia completa; para que ellos reaccionaran a los estímulos y no a una serie de sucesos establecidos.

¿Qué equipos utilizó para hacer el filme?
Después de ver la película "28 días después" de Danny Boyle, y otras películas realizadas en formato XL1s, decidí tomar ese formato para "Paranoia". Estuve tres meses investigando y realizando pruebas hasta que el resultado fue perfeccionado. En esta fase, fotógrafos de Francia, Brasil, España y algunos laboratorios nos apoyaron.

En cuanto a la edición, se realizó en una Mac G4 doble procesador con más de 700 gigas de memoria. El software que utilizamos fue el Final Cut Pro y el After Effects. En cuestión de audio: Hardware, computadora Macintosh G4 con dos monitores (CRT y LCD); consola Mackie de 24 canales y monitores de audio Mackie. Interfaces y tarjetas de procesamiento de Pro Tools 24 Mix Plus de digidesign. Acondicionamiento acústico. Software Sistema Pro Tools 24 Mix Plus. Compresores y limitadores Bomb Factory. Ecualizadores Focusrite y TC Electronic. Mejoramiento armónico de Aphex Systems. Reducción de ruido y espacialización de Waves. Reverberación y Masterizado de TC Electronic.

¿Cómo fue su trabajo con los actores?
Los directores que no actúan o no saben actuar tienen muchas limitaciones. El trabajo con los actores fue, en su mayoría, llegar a un "tono" cinematográfico. A partir de allí inicié dos fases: seleccioné escenas donde tenían libertad de improvisar y otras donde había que ser más precisos. También ensayamos mucho los movimientos y les ofrecí talleres de fotografía y edición para que se acostumbraran al lenguaje del cine y que ellos pudieran imaginar hacia donde iban.

Como actor y director, mi trabajo fue darles un mapa de “Paranoia”, pero la manera de recorrer el camino dependía de ellos. Yo comencé como actor en 1994. Tuve un estreno nacional en teatro y de entonces participé en 11 cortometrajes como actor. Me gustaría explorar más este aspecto.

¿Cómo fue la dinámica del rodaje?
Al principio la idea era sencilla. Mientras escribíamos íbamos haciendo los castings y seleccionando el equipo de rodaje. Ésto fue esencial, pues requeríamos un equipo de pocas personas que pidieran desarrollarse en diferentes áreas y así no tener el apuro de acabar el proyecto anticipadamente y quedarnos muy cortos.

Después, la producción inició la fase más difícil, que era la del desierto. Las locaciones y los últimos ensayos nos sirvieron para unir al grupo y entonces comenzamos a rodar durante unos cuantos meses, en los que filmamos de 3 a 5 días por semana. De allí, íbamos seleccionando las imágenes que nos gustaban y repetíamos las que no estaban bien.

Por otro lado, como la fotografía la realizamos con luz natural, teníamos que ser muy estrictos a la hora de las tomas para que no cambiara la luz del sol. Dependíamos mucho del clima y hubo momentos en los que estuvimos hasta 20 días detenidos (por las lluvias o por malas condiciones climáticas). Luego toda la organización mejoró, pues cuando el clima no lo permitía teníamos ya listos los interiores.

¿Por qué se tiende a asociar "bajo presupuesto" con "calidad"? ¿Realmente no quisiera tener medios ilimitados?
Es un error asociar el bajo presupuesto con la calidad. Podemos ver películas como "El cubo" (Canadá), "El héroe" (China), "Cronos" (México), y muchas otras, que a pesar de ser películas de ciencia ficción o fantasía y de calidad, costaron mucho menos que cualquier superproducción. Es más, costaron menos que una mediana producción de Estados Unidos.

El problema es que entre muchos productores hay poco oficio cinematográfico. La ganancia de los productores es cuando levantan el proyecto y el ver una buena película no les importa tanto. De la inversión en la película, un 20% a un 40% se lo queda el productor de diferentes maneras. Y ésto sucede en España, en México y seguramente en todas partes. En cuanto a tener recursos ilimitados, claro que me gustaría. Me gusta ser prevenido como productor y si eso llega a pasar tengo mis planes.

¿Utilizó las nuevas tecnologías en "Paranoia" o entiende el cine de una forma más tradicional y artesanal? ¿Qué opina, en definitiva, de estos adelantos?
Son herramientas. Cada cineasta tiene sus preferencias. Recomiendo saber manejar las dos, pues ambas tienen sus ventajas y desventajas. Pero si sabes producir de las dos maneras, tendrás más disciplina a la hora de crear y respeto a todo tipo de cine. Por ejemplo, veo a los jóvenes cineastas que producen sólo digital, porque es lo único que saben y no tienen nada de disciplina. No hacen ensayos suficientes, no preparan las tomas y creen que rodar más tiros es mejor. Al final, lo que pasa es que tienen horas y horas de material y tardan mucho para editarlo, si es que lo logran.

Claro que hay casos contrarios: cineastas que sólo quieren producir de manera artesanal y nunca logran algo interesante, pues la manera tradicional requiere más dinero y gente más preparada. Como en el budismo: el punto medio. Pero, como en todo, hay que vivirlo para entenderlo de verdad. Me refiero a que yo pasé por ésto. He producido y dirigido de las dos maneras y siempre estaba insatisfecho, ahora con "Paranoia" me siento mejor.

Hábleme de sus primeros recuerdos de cine...
Soy de la generación de la televisión. Mi padre era cinéfilo de corazón, hasta la muerte. Desde que recuerdo estaba en el televisor, el cine o en la calle. A los 15 años empecé a trabajar en un canal pequeño de televisión y ahí decidí que ésto era lo mío.

¿Por qué estudió sonorización?
Ya había trabajado en la tele y había producido varios programas y cortometrajes. Tenía 17 años y lo que sabía era empírico. Así que era hora de estudiar alguna técnica: sonorización era, en ese momento, el único curso que encontré en el área.

¿Cuáles fueron sus primeros trabajos?
Mis primeras oportunidades serias fueron como actor. Realice once cortos antes de empezar a aventurarme a escribir y participar en producción ya de manera profesional.

¿Y sus primeros pasos en la dirección?
En la universidad tenía una beca en el departamento de televisión y gracias a eso pude utilizar el equipo en los tiempos libres. Allí pude crear los primeros cortometrajes sobre temas que siempre me han interesado. Pude experimentar mucho en ese período. Luego fui a Madrid a especializarme en cinematografía. Ahí pude seguir experimentando y aprendiendo más sobre el oficio. En la escuela Septima-Ars estudiabas por la mañana y en las tardes te permitían usar el equipo, así que teníamos mucha práctica. Fue un año importante para mí.

¿Qué directores tiene como referentes?
Stanley Kubrik, Andrei Tarkovsky, Oliver Stone, Emir Kusturica, Danny Boyle, Alfred Hitchcock. La lista sería muy larga, pues ante todo soy un fanático y obsesionado del cine. No me pierdo ninguna película.

¿Cómo se encuentra la industria cinematográfica mexicana? Parece haber una nueva generación de cineastas menores de 50 años…
Si, es verdad, existe una nueva generación de cineastas. Y lo interesante es la pluralidad de ésta. Hay de todo tipo, gente que está realizando cine social, comedias, etc. En cuanto a técnica ni se diga. Algunos estudiamos en Europa, otros vienen de Estados Unidos o Cuba y otros de México.

La industria mexicana aún no existe. Eso hace mas fácil la vida a los independientes, pues no hay sindicatos que te interrumpan y aunque los apoyos de gobiernos son muy burocratizados, por lo menos existen. Nunca se está seguro por qué eligen algún proyecto. Espero que en 10 o 15 años haya una industria. Tenemos la cercanía de Estados Unidos y eso puede ser una ventaja o una desventaja, depende de cada productor.

¿Qué opina de la renovación temática que se está dando?
Pues nos falta mucho, pero se está dando. Estuvimos desde los 70 en un limbo en cuanto a temáticas. Casi todas las películas eran sobre México capital, el Distrito Federal y sus habitantes. ¿Y qué pasa con la fantasía? Estamos en un país lleno de historias universales, pero poco utilizadas.

Guillermo del Toro con "Cronos", y alguna otra película, nos han impactado pues están fuera de las películas “chilangas”, como las llamamos acá (es un término que define la cultura de la capital). En lo personal, no me gusta hacer historias en base a localismos. Me interesa contar historias universales y sobre mundos paralelos.

¿Cuáles son sus nuevos proyectos?
Hay cuatro guiones en los que estoy trabajando: "Finisterra", "Hipnosis", "El Charro Negro" y otro proyecto aún sin nombre. Por ahora los estoy escribiendo y los quiero dirigir. Pero hay otros proyectos de largometrajes que estoy revisando para producir.

¿Se estrenará "Paranoia" en salas comerciales?
Por ahora estoy conversando con varias distribuidoras, en febrero tendré una respuesta más clara. Además estoy haciendo unos ajustes en la música. He hablado con distribuidores en México, de ahí me enfocaré a España y a Estados Unidos para su distribución.

Sobre José Salazar

Nació el 13 de enero de 1978, en P.N. Coahuila. Vivió en Allende hasta los 15 años y actualmente está radicando en Monterrey, México.

Obtuvo una Licenciatura en Comunicación de la Universidad Regiomontana. Estudio el Diplomado de Técnica de Sonorización en 1993. En 1995 inició la carrera de actuación en el CEPPAC, escuela de Miguel Ángel Ferriz. En 2000, se especializó en Cinematografía en Séptima Ars en Madrid, España.

Ha participado como actor en once cortometrajes y en varias obras teatrales como la Trilogía "Actuar o no", de Héctor Mendoza. Como parte del equipo producción y dirección ha trabajado en sesenta cortos y mediometrajes. Algunos de sus trabajos incluyen el Docu-Ficción, "Metamorfosis" y el cortometraje en 16 mm. "Baldo X".

Actualmente, ha terminado el guión de "Finisterre" y ha escrito, dirigido y producido el filme "Paranoia".




Imprime este artículo


 


Inicio | Boletín | Contacto | En la prensa | Aviso legal | Privacidad
© 2002 - 2005 Cómo hacer cine S.L. Prohibida la distribución y la difusión de todo o parte de los
contenidos de Cómo hacer cine, sin previo y expreso consentimiento de Cómo hacer cine S.L.

Desarrollado por CHC Servicios