La revista digital de la gente que hace cine
 
Artículos
Películas
Entrevistas
Festivales
Especiales CHC
Cortometrajes
Calendario de estrenos
Galerías de fotos
Libros
DVD
Discos BSO

Buscar
Tablón de anuncios
Directorios
Enlaces recomendados
Alianzas
Patrocine CHC
Quiénes somos

La Colección CHC
Capítulos descargables
En preparación
Erratas de los libros

 
   Películas
234x60 green banner
Calendario de estrenos
Artículo relacionado
Galería de fotos


"Match point", de Woody Allen
05/09/2005 - chc

Por primera vez, el director filmó una película íntegramente fuera de Nueva York. Scarlett Johansson interpreta a una hermosa muchacha norteamericana que se interpone entre Jonathan Rhys Meyers y su mujer.

Estreno en España: 4 de noviembre de 2005.

Sinopsis

"Match point" narra la dramática historia del ascenso en sociedad de un joven y de las terribles consecuencias de su ambición. El protagonista se debate entre dos mujeres y al no hallar una salida opta por una solución desesperada. La película cuenta con un reparto inglés prácticamente en su totalidad y está ambientada en la sociedad de las clases altas inglesas.

Scarlett Johansson interpreta a una hermosa muchacha norteamericana que se interpone entre Jonathan Rhys Meyers y su mujer, interpretada por Emily Mortimer. Matthew Goode es el rico hermano de Emily y el instigador de los trágicos acontecimientos.

Sobre la producción

En el verano de 2004 Woody Allen viajó a Londres a rodar "Match point", lo cual suponía la primera producción del director realizada en su totalidad fuera de su Nueva York natal.

En julio de 2004, el equipo de "Match point" empezó a trabajar en la fotografía principal y el rodaje de siete semanas tuvo lugar en Londres y sus alrededores.

Para los exteriores se utilizaron algunos de los lugares más carismáticos de la urbe como, por ejemplo, la pinacoteca Tate Modern, el parque de St. James y una de sus incorporaciones más recientes, "The Gherkin", un moderno edificio con forma de pepino. Los interiores y exteriores de la película se rodaron en los barrios de Belgravia, Marylebone, Notting Hill, Chelsea, Covent Garden y una casa de campo situada en el condado de Buckingham.

Nueva película, nuevo equipo

Allen contaba para "Match point" con la inestimable ayuda de algunos de sus colaboradores habituales y más leales entre los que destacaban la productora Letty Aronson, la coproductora Helen Robin, la directora de reparto Juliet Taylor y la montadora Alisa Lepselter. A partir de aquí, Allen reunió a la mayoría del equipo creativo y técnico de la inmensa cantera de talentos de Gran Bretaña.

Trabajar con un equipo de rodaje prácticamente nuevo no fue el único reto para el director de la Gran Manzana, también los métodos de trabajo de Londres diferían de los de Nueva York. El estilo de trabajo de los británicos resultó ser mucho más flexible comparado con las prácticas de rodaje, por lo general más reglamentadas, de Nueva York.

"Trabajar con un equipo de rodaje británico ha sido una experiencia maravillosa.Tuve un gran equipo; muy agradable, enormemente eficiente y muy profesional en todas las áreas de trabajo. La forma de trabajar era muy flexible y relajada y todo el mundo hizo su trabajo con entusiasmo, lo cual hizo que la experiencia fuera muy placentera", comenta Allen.

En su papel de diseñador de producción, la labor de Jim Clay fue crucial a la hora de introducir al director neoyorquino en la geografía londinense y dotar a la película de un sabor típicamente inglés. Clay afirma que Allen se lo tomaba con calma: "es uno de los directores más astutos con los que he trabajado. Se implica mucho y toma decisiones rápidamente, sabía inmediatamente si un exterior le servía o no. Por ejemplo, con la Tate Modern, enseguida que entramos le dio el visto bueno porque podía ver su valor cinematográfico".

Allen también se deshace en elogios hablando del trabajo de Clay: "la contribución de Jim Clay fue fundamental. Confié en él para que solucionara un montón de problemas y eso que tenía muy poco dinero para ello. No sólo me trajo exteriores fantásticos sino lugares maravillosos y soluciones geniales a los problemas."

Allen suele preferir los exteriores reales y realizar pequeñas alteraciones si es necesario para acomodarlos a los personajes. En consecuencia, Allen, Clay y la directora de exteriores, Sue Quinn, pasaron varias semanas viendo y eligiendo los lugares que mejor proporcionaran el sentido visual adecuado para los personajes.

Clay tuvo además que encontrar soluciones creativas a dos escenas importantes; la que tiene lugar dentro de la Tate Modern –que no podía rodarse en la pinacoteca original, y una secuencia rodada en el teatro de la ópera, la Royal Opera House.

Con pocos recursos y un almacén que se eligió con sumo cuidado en la zona este de Londres, Clay construyó su propia versión de la 'Tate' y la llenó de obras de arte creadas para la ocasión. Para la escena de la ópera, levantó un escenario en los estudios Ealing.

Allen dice que Clay "fue meticuloso e imaginativo, en ocasiones bastante increíble. Trabajaba de forma muy parecida a Santo Loquasto (el diseñador de producción de Allen desde hace 20 años), que con un presupuesto muy limitado es capaz de hacerme unos escenarios impresionantes".

Allen asegura también que Londres posee algo de lo que Nueva York carece: el famoso clima británico, que en su opinión, supone una gran ventaja. Después de haberse quejado en el pasado de que el sol ha sido siempre "la cruz de mi existencia", Allen estaba encantado con las bajas temperaturas y los cielos nublados que tuvieron durante todo el verano y apuntó: "el cielo gris de Londres es precioso. Cuando está cubierto, hace fresco y la falta de contraste en la luz da una saturación cromática a todo, que es muy rica y muy bonita para la fotografía".

Esta era también la primera vez que el cinematógrafo Remi Adefarasin trabajaba con Allen, aunque admiraba su trabajo desde hacía tiempo. A Adefarasin le gustó la colaboración que se estableció entre todos los jefes de departamento, que se afanaban por conseguir el look que Allen deseaba para la película.

"A Woody le encantan los tonos cálidos y nos dimos cuenta de que si todos nos desvivíamos por producir decorados, ropa, peinados y luz de tonos cálidos, entonces nada destacaría. Hicimos muchas pruebas cinematográficas antes de rodar y resultó sumamente útil".

El rodaje fue siempre rápido y eficiente y se dejó tiempo dentro del programa por si era necesario repetir escenas. Adefarasin se quedó impresionado con los métodos de Allen: "le gusta mirar por la lente mucho, se queda cerca de la cámara cuando estamos rodando para poder ver los rostros de los actores y no utiliza un pantalla de video porque dice que engaña". Allen afirma que trabajar con Adefarasin fue un placer: "es tremendo. Es un fotógrafo con mucho talento".

Jill Taylor, la diseñadora de vestuario, también trabajaba con Allen por primera vez. Sus instrucciones eran mantener la naturalidad y la sencillez al máximo para que los trajes armonizaran con los colores cálidos y otoñales que el equipo de diseño se afanaba por crear.

"No era un look estilizado. Queríamos que todo fuera creible y real, de acuerdo con el estilo de vida de los personajes". La diseñadora, en su búsqueda de la autenticidad, hizo un estudio de las clases altas: "entrevisté a muchas personas y hablamos de sus guardarropas porque quería determinar qué tipo de cosas se ponen para ciertas ocasiones".

Taylor agradeció también las contribuciones y sugerencias del reparto. Por ejemplo, Penelope Wilton introdujo algunos elementos de su propio estilo: "su personaje es muy afable y accesible. Con suerte esto se verá reflejado en su vestuario. De la misma manera, Emily Mortimer aportó su propia individualidad en cuanto a la manera de combinar las prendas".

Acerca del reparto

En muchas de las treinta y cinco películas dirigidas por Woody Allen figuran actores británicos en papeles protagonistas.

Entre los más distinguidos se encuentran Michael Caine, Hugh Grant, Kenneth Branagh, Jim Broadbent y Denholm Elliot. Su última cinta "Melinda y Melinda" tenía como protagonistas a las estrellas británicas en ciernes Chiwetel Ejiofor y Jonny Lee Miller.

Entre las actrices británicas que han interpretado papeles memorables en la filmografía del director aparecen Helena Bonham Carter, Charlotte Rampling, Claire Bloom y Samantha Morton. Para Allen, por tanto, suponía una maravillosa oportunidad para explorar la amplia gama de talento dramático de la comunidad de actores británicos.

En un principio, Allen y su habitual directora de reparto, Juliet Taylor, empezaron trabajando solos en "Match Point" pero luego incorporaron al equipo a Gail Stevens, la directora de reparto afincada en Londres, para que les ayudara a encontrar a los actores más adecuados para los personajes.

Allen apunta que la calidad del reparto fue excepcional: "Gail Stevens me dio a conocer actores británicos fabulosos, el resultado es que hasta el papel más pequeño ha sido interpretado fenomenalmente. Absolutamente todos los actores que tenían una frasecita o un papelito secundario lo hicieron estupendamente. El reparto fue impecable".

Jonathan Rhys Meyers interpreta a Chris, un joven entrenador de tenis profesional que se introduce en el mundo de la clase alta inglesa. Rhys Meyers asegura que le aterrorizaba tanto conocer a Allen que su agente tuvo que coacionarle para que los dos hombres se conocieran. El actor recuerda, "Woody entró y dijo "Hola, Jonathan, estoy haciendo una película, aquí está el guión y si te gusta el material no hago muchos ensayos".

"Después de la reunión casi me desplomo convencido de que había sido un fracaso". Allen no dudó en ofrecerle el papel a Rhys Meyers ya que le había visto anteriormente en
"Quiero ser como Beckham" y recuerda que "desde que empecé a pensar en él para este papel, ya no pude quitármelo de la cabeza. Después vi a muchos otros actores que me habían recomendado pero sentía que Jonathan era el chico en el que había estado pensando cuando escribí el papel. Físicamente se parece al personaje, tiene la personalidad para el papel y, por supuesto, cuando ves en la película el trabajo que ha hecho, mi fe en él queda totalmente justificada".

Para el papel de Nola, una joven norteamericana que trata de abrise camino en el mundo del teatro en Londres, Allen eligió a Scarlett Johannson. La actriz no dudó en aceptar el papel porque "el guión era muy diferente de lo que he visto en sus otras películas. Era muy, muy sombrío, no pude decir que no".

Johannson afirma que su personaje era cautivador y fascinante: "Nola es poco corriente y absolutamente neurótica. Tiene unos veinte años y ha vivido mucho. Es pobre, sensible y luchadora".

Allen escogió a Johannson porque le gustó mucho su trabajo en "Ghost World" y "Lost In Translation" y se deshace en elogios hacia la joven estrella.

"Es irresistible, tiene una personalidad maravillosa, y es una actriz tremenda. Cuesta trabajo creer que sea tan joven porque está muy madura como actriz y como persona". De Johannson también le impresionó su seriedad en el trabajo: "el primer día de todos, había llegado al aeropuerto esa mañana después de volar toda la noche y empezó a hacer una de las escenas más difíciles, la de la emotiva conversación cuando está un poquito ebria con Jonathan Rhys Meyers, y la clavó a la primera", recuerda el director.

Allen y Juliet Taylor ya conocían el trabajo de Emily Mortimer a raíz de otra selección de reparto para una película anterior. Por lo tanto, estaba encantado de ofrecerle el papel de Chloe; la chica rica de clase alta que se enamora de Chris, su guapo profesor de tenis, al que da vida Jonathan Rhys Meyers. "Me entusiasmé cuando me dijo que estaba disponible y cuando vino y dio vida al personaje".

A Mortimer le encantan las películas de Allen y cita "Hannah y sus hermanas", "Delitos y faltas" y "Maridos y mujeres" como sus favoritas. Para la actriz, estas películas poseen una combinación de humor y tensión dramática presentada de una manera sobria: "son como comedias antirrománticas; una visión fugaz de todas las cosas que salen mal en la vida romántica de las personas, o en los matrimonios" afirma la actriz.

Sin embargo, considera que "Match point" es mucho más melancólica y "chejoviana porque la vida es divertida y espantosa al mismo tiempo y porque él es un gran observador de gente. Las observaciones psicológicas son especialmente agudas; ve a personas comportarse de manera arquetípica en situaciones arquetípicas. Por ejemplo, enamorarte de la persona que no debes".

Para Mortimer, participar en "Match point" fue una revelación ya que en sus otras películas estaba acostumbrada a llegar al rodaje y tener que esperar eternamente a que llegara su gran momento.

La actriz afirma que "en las películas de Woody Allen entras en faena inmediatamente y no se pierde tiempo, así que da miedo y a la vez es tonificante, ha sido una experiencia fabulosa trabajar en una película tan profunda".

Matthew Goode fue elegido para el papel de Tom, el hermano de Chloe y el arquitecto de su relación con Chris. Allen nunca había oído hablar del nuevo actor Matthew Goode hasta que Juliet Taylor y Gail Stevens se lo presentaron, pero opina que mereció la pena: "en cuanto lo conocí me di cuenta de que quería trabajar con él porque fue "dar en el clavo". Era el personaje que quería y el personaje que había escrito. Había cierta preocupación, porque aunque sabían que podía hacer comedia no estaban seguros de que fuera a ser capaz de hacer esto pero yo, en ningún momento, pensé que fuera a tener ningún problema con el papel. Le di mucha libertad para improvisar y actuar ad líbitum, e improvisó y actuó ad líbitum por todas partes".

Allen considera que Goode ha realizado una contribución notable a un personaje que "yo no podría haber hecho, porque no estoy lo suficientemente familiarizado con los matices británicos". Para Goode la película fue una gran inyección de confianza: "pensé ¿para qué estar nervioso? esto es lo que quiero hacer y esta es la gente con la que quiero trabajar. Fue una especie de hermosa epifanía".

Al igual que sus compañeros de reparto, el actor también opina que la película es una sombría historia moral. "Te dice que uno puede conseguir lo que sea en la vida si tiene un poquito de suerte pero si tomas las decisiones equivocadas, entonces, nunca serás feliz. El dinero, el lujo y todo eso no solucionan necesariamente los problemas".

Brian Cox se mostró sorprendido aunque feliz de que lo eligieran para interpretar el papel del rico terrateniente inglés Alec Hewett. A Cox le resultaba curiosa esta elección y bromea: "me hizo mucha gracia que me dieran el papel de un "pijo", solo se le ocurriría ponerme en un papel así a un judío neoyorquino. Durante años he tratado de que me dieran papeles como este en Inglaterra sin ningún éxito".

Una vez en el rodaje, Cox admiró grandemente la sencillez de enfoque que Allen tiene hacia la dirección. "En realidad, simplemente te deja hacer y esa es su mayor cualidad como director. Él lo ha escrito, sabe lo que quiere y quiere que lo hagas, no le va lo de las charlas, todo eso de la motivación ni nada por el estilo. No hace falta. Espera que hagas los deberes en casa y que vengas sabiéndote el guión y preparado para improvisar, es una manera de trabajar muy amena". Allen es un gran admirador del trabajo de Brian Cox y estuvo encantado de poder contar con él.

Para Penelope Wilton, que interpreta a Eleanor, la mujer de Brian Cox, esta era una oportunidad especial en su dilatada y distinguida carrera teatral y cinematográfica.

Wilton recuerda: "me gustó muchísimo que pensaran en mí porque toda mi vida he visto las películas de Woody Allen y esperado el estreno de la siguiente, así que ha sido una experiencia emocionantísima y maravillosa. Su humor y su narrativa son geniales. Habla de cosas que nos pasan a todos, no hace juicios morales; como todos los grandes artistas te lo pone ahí delante y deja que tú decidas sobre ello".

Como muchos de sus compañeros, también a la veterana actriz le pareció refrescante el estilo direccional de Allen. "Lo que hace es dejarte a tu aire. Como te ha pedido que interpretes el papel, obviamente piensa que ahora depende de ti. Es una dirección muy poco invasiva. Si ha escrito la frase con otra intención, te lo dirá, pero ciertamente es muy directo y nada retorcido y confía en sus actores".

Allen reconoce la contribución de Wilton al personaje diciendo "Penelope realmente hizo "cantar" al personaje de la madre. El papel estaba decentemente escrito pero ella realmente le hizo adquirir vida. Lo cual es lógico, es una buena actriz y he visto la mayoría de sus trabajos durante todos estos años".

Filmografía seleccionada del director

"Melinda y Melinda" (2004)
"Todo lo demás" (2003)
"Un final made in Hollywood" (2002)
"Granujas de medio pelo" (2000)
"Cachitos picantes" (1999)
"Acordes y desacuerdos" (1999)
"Poderosa Afrodita" (1995)
"Manhattan" (1993)
"Maridos y mujeres" (1992)
"Otra mujer" (1988)
"Días de radio" (1987)
"La rosa púrpura del Cairo" (1985)
"Annie Hall" (1977)
"El dormilón" (1973)
"Sueños de un seductor" (1972)
"Bananas" (1971)
"Toma el dinero y corre" (1969)
"¿Qué tal, Pussycat?" (1965)


Ficha técnica

Estados Unidos, Inglaterra - 2005
Título original: Match Point
Dirección: Woody Allen
Productora: BBC Films, Thema Production, Invicta Capital Ltd., Magic Hour Media
Productor: Letty Aronson, Lucy Darwin, Stephen Tenenbaum, Gareth Wiley
Guionista: Woody Allen
Fotografía: Remi Adefarasin
Vestuario: Jill Taylor
Maquillaje: Paula Kelly

Ficha artística

Scarlett Johansson (Nola Rice), Jonathan Rhys-Meyers (Chris Wilton), Emily Mortimer (Chloe Hewett Wilton), Matthew Goode (Tom Hewett), Brian Cox (Alec Hewett), Penelope Wilton (Eleanor Hewett).


Imprime este artículo


 


Inicio | Boletín | Contacto | En la prensa | Aviso legal | Privacidad
© 2002 - 2005 Cómo hacer cine S.L. Prohibida la distribución y la difusión de todo o parte de los
contenidos de Cómo hacer cine, sin previo y expreso consentimiento de Cómo hacer cine S.L.

Desarrollado por CHC Servicios